El asunto de los conocidos popularmente como «atrasos» lleva mucho tiempo suscitando dudas acerca de cómo y cuándo el INSS va a abonarlos, incluso llegando a pensar que no se van a pagar finalmente.

Esta cuestión produce mucha inquietud entre los perceptores del ingreso mínimo vital, que a diario nos preguntan si hay novedades con respecto a este tema. Por eso a continuación exponemos todo lo que se conoce de manera oficial.

¿Qué son los atrasos?

En primer lugar no hay que confundir estos atrasos con los generados por el tiempo que ha transcurrido entre la solicitud del IMV y la resolución favorable, ya que estos se cobran en el primer pago que efectúa el INSS al perceptor al concederle la prestación.

Los atrasos a los que nos referimos son los que se han producido al estar cobrando durante 2021 una cuantía inferior a la que realmente nos pertenecía.

Pero, ¿Por qué ocurre esto?

Al final de cada año, el INSS lleva a cabo una revisión de los ingresos de todos los perceptores del IMV, tomando como referencia la última declaración, que en este caso es la que corresponde a 2020 (la que se hizo en 2021) y conforme a ella, si procede, ajusta el importe que deberíamos haber estado percibiendo durante 2021, restando a la renta garantizada de 2021 que corresponda según la unidad de convivencia, los ingresos computables de 2020.

Si como consecuencia de ese ajuste, resulta que hemos estado percibiendo un importe inferior durante 2021, entonces se genera una deuda a nuestro favor, que debe ser compensada por el INSS.

¿Cómo se calcula el importe de los atrasos?

Es una tarea muy sencilla, que consiste en restarle al importe mensual actualizado que figura en la notificación de revisión de importes de 2021, (que debió recibirse el pasado mes de diciembre) el importe mensual que se ha estado percibiendo durante todo el año 2021. Si no recibiste la notificación, puedes tomar como referencia lo cobrado en la mensualidad de diciembre, si este fuera superior.

El resultado debes multiplicarlo por el número de meses desde la fecha de efectos económicos que figura en la notificación citada anteriormente, hasta noviembre. Esta fecha de efectos lo que determina es desde cuando se debería haber estado cobrando el importe actualizado, que no tiene que ser necesariamente el 1 de enero de 2021, puede ser diferente, ya sea porque el cambio en las circunstancias se produjo más tarde, o simplemente porque se concedió la prestación con posterioridad y por lo tanto se empezó a cobrar después de esa fecha.

Ejemplo 1) Una unidad de convivencia ha estado percibiendo 550 euros en cada mensualidad de 2021, y en la correspondiente a diciembre ha recibido 700 euros, y la fecha de efectos económicos es el 1 de enero de 2021. Tendría que calcularlo de la siguiente manera:

700 – 550 = 150 euros (esta sería la diferencia entre lo cobrado mensualmente y lo que se debería haber percibido)

150 euros x 11 meses = 1650 euros (este sería el total anual que deben abonarnos)

Si resultara que, a pesar de que en la notificación consta un importe actualizado superior al realmente percibido durante 2021, pero en diciembre cobramos el mismo importe, tendremos que multiplicar la diferencia por 12, en lugar de por once.

Ejemplo 2) Una unidad de convivencia ha estado percibiendo 400 euros en cada mensualidad de 2021, y en la correspondiente a diciembre ha recibido 600 euros, y la fecha de efectos económicos es el 1 de mayo de 2021. Tendría que calcularlo de la siguiente manera:

600 – 400 = 200 euros

200 euros x 7 meses: 1400 euros

De nuevo, si resultara que, a pesar de que en la notificación consta un importe actualizado superior al realmente percibido durante 2021, pero en diciembre cobramos el mismo importe, tendremos que multiplicar la diferencia por ocho, en lugar de por siete.

¿Cómo abonará la Seguridad Social estos atrasos?

En cuanto a cómo se procedería con dicho abono, la Seguridad Social señalan que “si hay modificaciones en la cuantía de IMV debido a cambios en los ingresos, que supongan un aumento del importe, la liquidación de los atrasos se efectuará en un único pago”, y no de manera fraccionada.

El ingreso se efectuará en la cuenta bancaria donde tengas domiciliado el pago del ingreso mínimo vital, pero se desconoce aún si se hará junto con la mensualidad o por separado.

¿Cuándo se cobrarán los atrasos?

Realmente deberían haberse abonado el pasado mes de diciembre, adicionalmente a la mensualidad de dicho mes, pero no ocurrió así. La Seguridad Social nos indica que «para hacer efectiva la actualización de las cuantías de la prestación, se gestionó el pago de las prestaciones con las nuevas cuantías en la nómina de diciembre de 2021, pero se abonó solo dicha mensualidad debidamente actualizada, no el total de la actualización con efectos de 1 de enero de 2021». Y que «en la actualidad, se están realizando los trabajos para gestionar a nivel provincial el pago de los atrasos y en su caso, las deudas generadas por la actualización de importe, para las próximas nóminas».

El plazo para que el INSS haga efectivo el pago de estos atrasos no debería prolongarse más allá del primer trimestre de 2022, es decir, como mucho hasta marzo.