Debido a la pandemia por covid-19, muchas personas han tenido que cerrar sus negocios o se han quedado sin empleo. Estos se suman a los que ya estaban en situación de desempleo, situando la cifra en más de 4.000.000 de personas. Algunas de ellas cuentan con el sustento de una prestación o subsidio por desempleo, pero en muchas ocasiones es insuficiente.

Por esta razón, vamos a analizar si estas ayudas son compatibles con el ingreso mínimo vital, ya que sois muchos los que preguntáis acerca de esta cuestión.

Entre los requisitos del Ingreso Mínimo, hay uno que indica que es obligatorio haber solicitado las pensiones y prestaciones vigentes a las que pudieran tener derecho. Ello no quiere decir que no sean compatibles, pero resulta obligatorio solicitar en primer lugar la prestación o subsidio por desempleo según corresponda, y en segundo, el ingreso mínimo vital siempre que se cumplan los requisitos.

Antes de nada cabe recordar que el ingreso mínimo vital no se concede a la persona (a no ser que se solicite a título individual) sino a la unidad de convivencia,  y las cuantías son diferentes según el número de personas que vivan en ella.

Es posible solicitar el Ingreso Mínimo Vital mientras se cobra una prestación por desempleo, pero la Seguridad Social analizará cada caso para ver a qué cantidad se puede tener derecho en función de los ingresos y patrimonio del solicitante y su unidad de convivencia. A continuación hacemos un repaso por las distintas situaciones que se pueden dar.

Prestación por desempleo

Esta prestación se concede a las personas, que entre otros requisitos han trabajado y cotizado al menos 360 días dentro de los 6 años anteriores a la situación legal de desempleo o al momento en que cesó la obligación de cotizar.

El IMV es compatible con la prestación por desempleo cuando dicha prestación sea el único ingreso percibido. Es cierto que también se ha de tener en cuenta el tamaño de la unidad de convivencia y el resto de ingresos y patrimonio de las demás personas en el hogar.

Para que sea compatible, los ingresos totales de la unidad de convivencia incluyendo salarios laborales y restando deudas y vivienda habitual, no deben exceder de los límites fijados para el tipo de hogar del solicitante. Es decir, para recibir el IMV los ingresos de todos los beneficiarios no pueden exceder de 16.614 euros en el caso de un solo adulto, cantidad que va subiendo de forma proporcional según los integrantes de la unidad de convivencia hasta los 43.196 euros para el año 2020.

Subsidio por desempleo

Este subsidio se otorga si la persona no ha alcanzado los 360 días de trabajo necesarios para cobrar la prestación por desempleo, o bien porque ha terminado de cobrar la misma y tiene cargas familiares y sigue sin empleo.

Este subsidio también es compatible, y pero la cuantía del IMV variará en función de los ingresos que se perciben. Hay varios niveles de ayudas que van desde los 470 euros al mes hasta los 1033 euros. En cada uno de estos casos, se calcularán los ingresos que tiene el solicitante y su unidad familiar.  Dentro de esos ingresos estará el importe del subsidio por desempleo, que por lo general suele ser de 452 euros al mes (en 2021), por lo que el importe se descontará de la ayuda total que garantiza el ingreso mínimo vital.

Hay que tener en cuenta que muchos trabajadores no cobran los subsidios en su totalidad, sino que los reciben parcializados, por ejemplo al 50% (226 euros al mes), porque su último contrato fue a media jornada. En estos casos, incluso aunque el solicitante sea un adulto solo, le interesa pedir el Ingreso Mínimo, que le complementará hasta el mínimo garantizado para una persona sola, que es de 470 euros al mes. En este ejemplo el trabajador cobraría del IMV 244 euros, (470-226).

Quizá te pueda interesar también leer nuestro artículo para saber qué ocurre si estás percibiendo la prestación del ingreso mínimo vital, o la has solicitado, y encuentras trabajo.