El derecho a la prestación va en función de la situación de vulnerabilidad económica. Se considera que se da esta situación cuando el promedio mensual de los ingresos y rentas anuales de la persona beneficiaria o de la unidad de convivencia, correspondientes al ejercicio anterior, sea al menos 10 euros inferior al nivel de renta garantizada en cada caso, requiriéndose además que su patrimonio, sea inferior a los límites establecidos en la normativa.

Se considerarán los ingresos que haya tenido la persona o unidad de convivencia durante este año, siempre y cuando en el ejercicio anterior no se supere la mitad de los límites de patrimonio establecidos en cada caso y cuyos ingresos no superen en más del 50% los límites establecidos para toda la unidad de convivencia en el ejercicio 2019.

Para comprobar los requisitos de ingresos y patrimonio establecidos, el INSS recabará la información de Hacienda, y se tomarán como referencia los datos que consten en el ejercicio anterior, o en su defecto, la información más actualizada que figure en las administraciones públicas.

Para acreditar el valor del patrimonio, así como de las rentas e ingresos computables, y los gastos de alquiler, el titular del ingreso mínimo vital y los miembros de la unidad de convivencia tendrán que cumplimentar la declaración responsable que aparece en el modelo oficial de solicitud.

¿Qué ingresos se tienen en cuenta?

1. El cómputo de los ingresos del ejercicio anterior se llevará a cabo atendiendo a las siguientes reglas:

a) Con carácter general las rentas se calcularán por su valor íntegro, excepto las procedentes de actividades económicas, de alquileres de inmuebles, o de regímenes especiales, que se valorarán por su rendimiento neto.

b) Los rendimientos procedentes de actividades económicas, las ganancias patrimoniales generadas en el ejercicio y de los regímenes especiales, se computarán por la cuantía que se integra en la base imponible del IRPF o normativa foral correspondiente según el reglamento vigente en cada período.

c) Cuando el beneficiario disponga de inmuebles alquilados, se tendrán en cuenta sus rendimientos como los ingresos menos los gastos. Si los inmuebles no estuviesen alquilados, los ingresos se valorarán según las normas establecidas para la imputación de rentas inmobiliarias.

d) Contará como ingreso el importe de las pensiones y prestaciones contributivas o no contributivas, públicas o privadas.

2. Para el cálculo de ingresos se tendrán en cuenta los obtenidos por los beneficiarios durante el ejercicio anterior a la solicitud. El importe de la prestación será revisado anualmente teniendo en cuenta la información de los ingresos del ejercicio anterior. Para determinar en qué ejercicio se han obtenido los ingresos se adoptará el criterio fiscal.

3. Para la determinación de los rendimientos mensuales de las personas que forman la unidad de convivencia se tendrá en cuenta el conjunto de rendimientos o ingresos de todos los miembros, de acuerdo con lo establecido en la Ley 35/2006, de 28 de noviembre.

No se computarán las rentas previstas en el apartado 1.e). A la suma de ingresos detallados anteriormente se restará el importe del Impuesto sobre la renta devengado y las cotizaciones sociales.

b) El resto de activos inmobiliarios, bien sean de carácter urbano, bien sean de carácter rústico, de acuerdo con el valor catastral del inmueble.

c) Las cuentas bancarias y depósitos, los activos financieros y las participaciones, por su valor a 31 de diciembre consignado en las últimas declaraciones tributarias informativas disponibles cuyo plazo reglamentario de declaración haya finalizado en el momento de presentar la solicitud.

4. Se considera patrimonio la suma de los activos no societarios, sin incluir la vivienda habitual, y el patrimonio societario neto, tal como se definen en los siguientes apartados.

5. Los activos no societarios son la suma de los siguientes conceptos:

a) Los inmuebles, excluida la vivienda habitual.

b) Las cuentas bancarias y depósitos.

c) Los activos financieros en forma de valores, seguros y rentas y las participaciones en Instituciones de Inversión Colectiva.

d) Las participaciones en planes, fondos de pensiones y sistemas alternativos similares.

6. El patrimonio societario neto incluye el valor de las participaciones en el patrimonio de sociedades en las que participen de forma directa o indirecta alguno de los miembros de la unidad de convivencia, con excepción de las valoradas dentro de los activos no societarios.

7. Los activos no societarios se valorarán de acuerdo con los siguientes criterios:

a) Los activos inmobiliarios de carácter residencial de acuerdo con el valor de referencia de mercado al que se hace referencia en al artículo 3.1 y la disposición final tercera del texto refundido de la Ley del Catastro Inmobiliario, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2004, de 5 de marzo, y, en ausencia de este valor, por el valor catastral del inmueble.

8. El patrimonio societario se valorará, para cada uno de los miembros de la unidad de convivencia, aplicando los porcentajes de participación en el capital de las sociedades no incluidas dentro de los activos no societarios, al valor del patrimonio neto de dichas sociedades y de las que pertenezcan directa o indirectamente a estas consignado en las últimas declaraciones tributarias para las que haya finalizado el ejercicio fiscal para todos los contribuyentes.

¿Qué rentas se excluyen?

No computarán como rentas los siguientes ingresos:

1.º Los salarios sociales, rentas mínimas de inserción o ayudas análogas de asistencia social concedidas por las comunidades autónomas.

2.º Las prestaciones y ayudas económicas públicas finalistas que hayan sido concedidas para cubrir una necesidad específica de cualquiera de las personas integrantes de la unidad de convivencia, tales como becas o ayudas para el estudio, ayudas por vivienda, ayudas de emergencia, y otras similares.

3.º Las rentas exentas a las que se refieren los párrafos b), c), d), i), j), n), q), r), s), t) e y) del artículo 7 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre,