La prestación por hijo o menor a cargo se ha ido integrado progresivamente en lo que se ha denominado prestación transitoria del ingreso mínimo vital, desde que esta prestación entrara en vigor el 1 de junio de 2020. A partir de entonces ha ido concediéndose de oficio a las familias que cumplieran los requisitos necesarios, siempre que el importe de la prestación transitoria de ingreso mínimo vital fuera igual o superior al importe de la asignación económica que viniera percibiendo.

Para optar a la prestación por hijo o menor a cargo desde esa fecha, los nuevos beneficiarios deben contar con una discapacidad igual o superior al 33% en el caso de menores, y del 65% o superior en el caso de mayores de 18 años.

Cabe señalar que aquellas personas a las que se les conceda la prestación transitoria, tienen derecho a seguir manteniendo la asignación económica por hijo o menor a cargo. Para ello deben comunicarlo al INSS en el plazo de treinta días naturales a contar desde la notificación de la resolución de la prestación transitoria correspondiente. En el supuesto de que no se se haga dentro del plazo señalado se entenderá que opta por percibir la prestación transitoria.

Aquellas familias que ya vinieran percibiendo la asignación, y no se les haya reconocido el IMV ya fuera de oficio o previa solicitud, seguirán cobrándola como hasta ahora, en los plazos correspondientes. En este caso a partir del 16 de enero.

Es importante que los beneficiarios de la asignación, a los que no se les reconociera el ingreso mínimo vital, presenten la solicitud. A veces no es posible concederla de oficio debido a la falta de datos por parte de la administración, sobre todo los referidos a los ingresos del resto de la unidad de convivencia, y es posible que se le requiera documentación adicional.

En caso de que el IMV fuera concedido con carácter retroactivo, posteriormente a cobrar la asignación, se descontarían las cantidades pertinentes al importe del ingreso mínimo vital que correspondiera según la situación, siempre que dicho importe fuera mayor.

La cuantía de la prestación transitoria se actualizará con efectos del día 1 de enero de 2021, tomando como referencia los ingresos anuales computables del ejercicio anterior. Si los ingresos sobrepasaran los establecidos, se procedería a la extinción de la prestación, que surtiría efecto a partir del día 1 de enero del año siguiente a aquel al que correspondan dichos ingresos, y se reanudaría la asignación económica por hijo o menor a cargo, siempre que se mantengan los requisitos para ser beneficiario de esta prestación.

A partir del 1 de enero de 2022 los beneficiarios que mantengan los requisitos que dieron lugar al reconocimiento de la prestación transitoria y aporten antes del 31 de diciembre de 2021 la documentación que les sea requerida por el INSS, pasarán a ser beneficiarios del ingreso mínimo vital de pleno derecho.

Por lo tanto no es que la asignación desaparezca, si no que han cambiado las condiciones para percibirla, pero sólo para los nuevos solicitantes.

Debido a diversas informaciones que han dado algunas personas y también a raíz de que varios medios de comunicación publicaran acerca de este tema, se ha especulado mucho acerca de que en enero de 2021 sería la última vez que se cobren los puntos, en el caso de que los hijos o menores a cargo no tuvieran discapacidad. Pues bien, desde @incluinfo, el canal oficial de Twitter de Atención a la ciudadanía del Ministerio de inclusión, seguridad social y migraciones, nos comunican lo siguiente:

Es cierto que las familias que no cumplen los requisitos para ninguna de las dos prestaciones, quedan en un limbo, y por ahora no podrán beneficiarse de estas, por lo que esperamos que se planteen nuevas fórmulas a lo largo de este año, o bien que se flexibilicen las condiciones para que se pueda optar a alguna de ellas.