Cuando accedemos al certificado integral de prestaciones (anteriormente llamado informe integrado de prestaciones) se generan varias páginas. La última de ellas es el certificado de rentas, que procedemos a explicar a continuación.

Este documento refleja el total de los ingresos anuales procedentes de cada una de las prestaciones de la Seguridad Social percibidas durante el año anterior, como pueden ser el ingreso mínimo vital, la asignación por hijo o menor a cargo, pensión de jubilación, etc.

El importe que indica es distinto a lo que cobré, ¿por qué?

En él se indican las cuantías totales anuales que se han percibido a lo largo del año anterior, pero siempre a título individual, por lo que si existen más beneficiarios en la prestación o prestaciones, debe sumarse el importe de cada uno para obtener la cuantía total. De hecho si se accede por separado al certificado de rentas de cada perceptor, indicará la cuantía proporcional que corresponde a cada miembro del total de la prestación.

¿Quiere decir esto que han actualizado el importe con respecto a mis ingresos de 2021?

En los últimos días hemos podido comprobar como dicho certificado se ha actualizado a 2021, pero tal y como apuntábamos antes, los ingresos que se muestran en el documento provienen únicamente de prestaciones de la Seguridad Social. 

Por lo tanto para el cálculo de la cuantía que nos corresponde en 2022, es necesario conocer los ingresos anuales computables totales, como pueden ser las rentas de trabajo, prestaciones por desempleo, pensiones, otras prestaciones, etc, así como las variaciones que hayan podido producirse en el patrimonio a causa de herencias u otras causas.

En cualquier caso, este proceso se lleva a cabo por parte del INSS al final de cada año, tomando como referencia la declaración de la renta correspondiente a dicho ejercicio, y es entonces cuando se recalcula el importe si fuera preciso.

Envío del certificado de rentas detallado

Desde hace unos días, se están recibiendo en el buzón de notificaciones telemáticas, (y previsiblemente también por correo postal) un certificado de rentas detallado, con información ampliada.

Cabe remarcar que, recibirás dicho certificado aunque actualmente no seas perceptor del ingreso mínimo vital u otras prestaciones de la Seguridad Social, ya que como hemos señalado anteriormente, éste se refiere a los importes recibidos en 2021.

En el documento, aparte de los datos del beneficiario, se refleja lo siguiente:

Rendimientos de trabajo: En el caso de que se hubiera rebasado el límite anual que está exento de IRPF, por haber cobrado de manera conjunta varias prestaciones o ayudas, aparecería aquí la cantidad que excediera de dicho límite, pues a efectos del IRPF computa como rendimientos de trabajo y habría que tributarlos como tal.

Importe retención judicial por alimentos: Si se ha producido un impago de la pensión de alimentos y ha sido ratificado judicialmente, el importe aparecerá en este apartado.

Importe de las reducciones: Por ejemplo, las aportaciones y contribuciones a sistemas de previsión social (planes de pensiones, mutualidades de previsión social, planes de previsión asegurados, seguros de dependencia severa o de gran dependencia), pensiones compensatorias o anualidades por alimentos.

Importe de los gastos fiscalmente deducibles: Por ejemplo, deducciones por familia numerosa, nacimiento y cuidado del menor (paternidad y maternidad) o por personas con discapacidad a cargo.

Atrasos: Aquí figuraría el importe total de atrasos correspondientes a 2021 en el caso de haber percibido un importe inferior al que pertenecía. Este cálculo no se ha efectuado y por lo tanto no figura.

Reintegros: En este apartado aparecería el importe total de cantidades indebidamente percibidas durante 2021, como resultado de haber estado percibiendo un importe superior al que pertenecía. Este cálculo tampoco se ha realizado, por lo tanto no figura.

Rentas exentas del impuesto: Importes exentos de IRPF: Todas las prestaciones exentas de tributar, como por ejemplo, el ingreso mínimo vital.

Todos estos datos resultarán de utilidad cuando llegue el momento de presentar la declaración de la renta, cuya campaña comienza el 6 de abril y finaliza el 30 de junio.