El ministro de inclusión, Seguridad Social y migraciones, José Luis Escrivá, concedió una entrevista a La Sexta el 14 de Diciembre. Te contamos lo más destacado.

Hasta la fecha se han realizado 1.100.000 solicitudes y se están recibiendo unas 12.000 a la semana y aproximadamente 50.000 al mes. Del total de solicitudes presentadas se han tramitado aproximadamente 800.000, de las cuales han sido denegadas alrededor de la mitad, principalmente porque no cumplen los requisitos de renta y patrimonio.

Estaba previsto que llegara a 850.000 hogares y seis meses después sólo ha llegado a algo más de 160.000. Escrivá señala que “es posible que se crearan expectativas excesivas sobre el ritmo al cual íbamos a ser capaces de llegar” y que “si uno se da cuenta cómo se han desplegado las rentas mínimas en otros países se dará cuenta que en unos meses es imposible llegar a todo el mundo. Hay que ser realista y esto es lo máximo que podemos hacer, pero llegaremos a un número como el que dijimos, sin duda”. Asimismo ha querido destacar que llevan a cabo “un sistema de evaluación continua para poder reajustar lo que no funcione.

Pero la pregunta es ¿cuándo?. Hay muchas familias que llevan seis meses esperando y no pueden pagar sus facturas de agua, luz y comida. A lo que el ministro respondió que son conscientes de esta situación y que están agilizándolo todo lo posible.

¿Qué está fallando?

Faltan funcionarios, y sobre todo es necesario fomentar el trámite por la vía presencial. Sería deseable desarrollar acuerdos con los ayuntamientos, ya que los servicios sociales junto con las ONG’s son los que están más cerca de la personas vulnerables, y son los más adecuados para identificar a los posibles perceptores, informarles, e incluso ayudarles con la tramitación. Algo que, por otra parte, ya se viene haciendo de una manera no oficial.

El ministro afirmó que a las personas solicitantes que realmente tengan derecho a esta prestación, se les concederá, aunque tarde más de lo establecido, y que será con carácter retroactivo con los atrasos correspondientes. Y que si por alguna razón no cumplieran los requisitos, existen otras instancias autonómicas y locales, por lo que no deben dejar de utilizarlas. Pero lo cierto es que estas ayudas, al menos las que se dan a nivel autonómico muchas veces son incluso más lentas que el IMV, por lo que el problema no se resuelve. En este sentido, el ministro recalca que sería conveniente reforzar estas ayudas, ya que han existido siempre para esta situaciones de vulnerabilidad y es el último recurso de asistencia del que disponen muchas personas.

Otra de las cuestiones radica en la complejidad del formulario de la solicitud, que genera muchas dudas a la hora de rellenarlo. Según Escrivá se está trabajando en simplificarlo y sobre todo en modificar la aplicación web, que es por donde entran la mayoría de las personas para presentar la solicitud, procurando que resulte lo más fácil de usar posible.

A parte de esto, muchas personas no lo solicitan debido a la dificultad para subir documentos, y otros problemas que derivan del proceso de solicitud, o simplemente porque no tienen acceso a internet y conseguir citas presenciales es muy complicado. Con respecto a esto, el ministro a afirmado que se está trabajando en ello, y que de hecho se han contratado a más de 1000 interinos para reforzar el sistema, por lo que ahora la situación es mejor y debería ser más fácil que hace unos meses, poder acudir presencialmente a una oficina de la Seguridad Social.