Se han dado numerosos casos en los que, por informar de un cambio en la unidad de convivencia, sobre todo al incorporar a un nuevo miembro, estas personas han visto como su prestación ha quedado interrumpida temporalmente.

En la mayoría de los casos, cuando el titular ha preguntado acerca de cuál era el procedimiento para informar de estos cambios, la respuesta por parte del INSS, ha sido que se debía realizar una nueva solicitud explicando los motivos de la modificación en la unidad de convivencia.

Al presentarse otra solicitud, teniendo ya una pendiente de resolver, o ya resuelta favorablemente, la prestación queda en suspenso mientras se completa el proceso de revisión y ajuste del nuevo importe, llegando a tardar varios meses hasta que se vuelve a reanudar.

Por ello, la mejor manera de informar de estos cambios, y de cualquiera que pueda afectar al la prestación, es a través del servicio de comunicación de variaciones que afecten al ingreso mínimo vital. De este modo, el INSS podrá aplicar las modificaciones de un modo más directo y rápido.

Documentación a aportar para incluir a un nuevo miembro por nacimiento

  • Solicitud de comunicación de variaciones debidamente cumplimentado.
  • DNI del titular.
  • Partida de nacimiento del nuevo miembro.
  • Libro de familia actualizado.
  • Si es posible, certificado de empadronamiento colectivo, donde conste el nuevo miembro.

Causas de suspensión del ingreso mínimo vital

Teniendo en cuenta todo lo anterior, os recordamos que existen varios motivos que pueden provocar la suspensión de la prestación, que son los siguientes:

1. El derecho al ingreso mínimo vital se suspenderá por las siguientes causas:

a) Pérdida temporal de alguno de los requisitos exigidos para su reconocimiento.

b) Incumplimiento temporal por parte de la persona beneficiaria, del titular o de algún miembro de su unidad de convivencia de las obligaciones asumidas al acceder a la prestación.

c) Cautelarmente en caso de indicios de incumplimiento por parte de la persona beneficiaria, del titular o de algún miembro de su unidad de convivencia de los requisitos establecidos o las obligaciones asumidas al acceder a la prestación, cuando así se resuelva por parte de la entidad gestora.

En todo caso, se procederá a la suspensión cautelar en el caso de traslado al extranjero por un periodo, continuado o no, superior a noventa días naturales al año, sin haber comunicado a la entidad gestora con antelación el mismo ni estar debidamente justificado.

d) Cautelarmente, en caso de que en el plazo previsto no se hubiera recibido comunicación sobre el mantenimiento o variación de los certificados previstos en el artículo 22.

e) Incumplimiento de las condiciones asociadas a la compatibilidad del ingreso mínimo vital con las rentas del trabajo o la actividad económica por cuenta propia a que se refiere el artículo 11.4, de acuerdo con lo que se establezca reglamentariamente.

f) Cualquier otra causa que se determine reglamentariamente.

2. La suspensión del derecho al ingreso mínimo vital implicará la suspensión del pago de la prestación a partir del primer día del mes siguiente a aquel en que se produzcan las causas de suspensión o a aquel en el que se tenga conocimiento por la entidad gestora competente y sin perjuicio de la obligación de reintegro de las cantidades indebidamente percibidas. La suspensión se mantendrá mientras persistan las circunstancias que hubieran dado lugar a la misma.

Si la suspensión se mantiene durante un año, el derecho a la prestación quedará extinguido.

3. Desaparecidas las causas que motivaron la suspensión del derecho, se procederá de oficio o a instancia de parte a reanudar el derecho siempre que se mantengan los requisitos que dieron lugar a su reconocimiento. En caso contrario, se procederá a la modificación o extinción del derecho según proceda.

4. La prestación se devengará a partir del día 1 del mes siguiente a la fecha en que hubieran decaído las causas que motivaron la suspensión.