El Gobierno ha aprobado este martes en el Consejo de Ministros cambiar la acreditación de ciertos requisitos de acceso al ingreso mínimo vital para corregir casos en los que se deniega el acceso. Estas medidas serán publicadas en el Boletín Oficial del Estado (BOE) en las próximas horas

Según ha explicado el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, las principales modificaciones se realizan en el concepto de unidad de convivencia. En este aspecto se ha evidenciado que ha habido problemas con personas con residencia itinerante (sin hogar, temporeros y personas que viven en asentamientos) y con la definición de unidades de convivencia cuando se comparte vivienda. 

Estos problemas han llevado a denegar unas 60.000 peticiones del ingreso mínimo vital por incumplir la acreditación de la unidad de convivencia, se calcula, aunque deberían acceder por cumplir requisitos

Hogares colectivos

Las personas que viven en hogares colectivos, como albergues, verán facilitado el acceso a la prestación si viven en residencias de carácter no permanente registrados, como casas de acogida.

Convivencia transitoria

Por otro lado, en situaciones de convivencia transitoria, se introduce el concepto de unidad de convivencia independiente (familia nuclear) en casos de violencia de género, divorcio, separación y desahucio o inhabitabilidad, en los últimos dos casos expirando al tercer año. 

Esto corrige casos como en los que tras un divorcio, en el que una de las partes pasa a vivir de forma temporal en una vivienda de un tercero, se puedan descuadrar los límites del ingreso mínimo vital.

Situaciones excepcionales

Por último, en situaciones excepcionales y complejas de acreditar, como personas sin techo, se permitirá que se puedan certificar por servicios sociales y entidades colaboradoras. esta situación.

Se dará en circunstancias como certificar la residencia en España de personas sin hogar, el domicilio real de la persona que alegue no vivir en el que consta en el empadronamiento o situaciones en las que residan en un mismo domicilio distintas unidades de convivencia o personas sin vínculo entre ellas, como dos familias compartiendo piso, por ejemplo.

Se esperan más cambios en el IMV

Se prevé que estas modificaciones no sean las últimas. Aún está pendiente la revisión exhaustiva del IMV que el ministro Escrivá anunció para el mes de enero. En la Seguridad Social esperan extraer de ella más posibles mejoras de la ayuda. El ministro ha adelantado ya que tiene intención de relajar también los umbrales de renta y patrimonio para acceder a la renta mínima.

PSOE y Unidas Podemos, además, han pactado presentar como enmienda al proyecto de ley de ingreso mínimo que se tramita en el Congreso una modificación del texto que permitirá que se utilicen los ingresos de los meses transcurridos durante el año en curso como criterio para conceder la prestación. Hasta ahora, la ley establece que se tomen como referencia los ingresos del año anterior a la solicitud sin tener que esperar a que transcurra todo un año para solicitarlo, aunque provisionalmente se está utilizando como criterio los ingresos de los meses anteriores a la solicitud, para cubrir a las personas afectadas por la crisis de la Covid-19, y que como consecuencia se han encontrado en una situación de pobreza sobrevenida.

Asimismo, se prevé reducir de tres a dos los años de vida independiente que los menores de 30 años tienen que demostrar para poder tener derecho al IMV. Fuentes de Unidas Podemos defienden que “un mayor número de jóvenes podrán acceder” a la prestación “si su situación económica empeora, por ejemplo, por quedarse en paro, y no han logrado cotizar lo suficiente para poder acceder a una prestación de desempleo”.